Estiramiento de los isquiotibiales detrás de la rodilla

El mercado de los suplementos dietéticos y los alimentos saludables es enorme y sigue creciendo. No es de extrañar que deportistas de todo tipo se sientan atraídos por una ayuda dietética adicional para mejorar su rendimiento físico. Por desgracia, la mayoría de los suplementos que se venden no son lo que parecen y no hay nada mejor que el trabajo duro a la antigua usanza.

Se acercan las finales de la mayoría de los deportes de invierno y, desde el punto de vista de la fisioterapia, es la época del año en la que se produce un aumento de las lesiones deportivas. Muchas de estas lesiones suelen afectar a partes del cuerpo que presentan algún tipo de déficit, ya sea de fuerza, longitud o control. Es bastante difícil identificar estas zonas por uno mismo e incluso a los fisioterapeutas les resultaría difícil identificar con precisión estos déficits a través de la mera observación.

Los isquiotibiales están formados por tres músculos y desempeñan un papel muy importante en la extensión de la cadera desde una posición flexionada, por ejemplo en la fase inicial de un peso muerto, y en la flexión de la rodilla, por ejemplo al final del balanceo de la pierna al correr. Aunque este grupo muscular es una fuente muy común de problemas, el más frecuente es el desgarro al esprintar, éste suele producirse en la parte media del vientre muscular. Por el contrario, la tendinopatía proximal de los isquiotibiales se refiere a un tendón de los isquiotibiales reactivo y doloroso en su punto de unión en la base del hueso de la sentadilla (isquion). Por eso se denomina tendinopatía isquiotibial alta.

Más Información
Ansiedad y dolores articulares y musculares: ¿Cómo se relacionan?

¿Cómo estirar los isquiotibiales sin nervio ciático?

Empieza tumbándote boca arriba cerca del borde de una pared o un sofá. Manteniendo una pierna en el suelo, coloque la otra contra la pared o el brazo del sofá. Empuje suavemente la rodilla (según lo tolere) para que la pierna levantada esté lo más recta posible. Intente conseguir un ángulo lo más cercano posible a 90° en la cadera.

¿Pueden los isquiotibiales tensos provocar un pinzamiento nervioso?

El síndrome isquiotibial es una afección causada por la presión sobre este nervio. El nervio puede estar pinzado entre los músculos isquiotibiales y el hueso pélvico o por la banda de tejido que conecta los músculos isquiotibiales. Esta afección puede causar dolor en la cadera y las nalgas y, a veces, entumecimiento en la parte posterior de la pierna.

¿Por qué siento un hormigueo en el pie cuando estiro los isquiotibiales?

Al estirar un músculo isquiotibial, o la parte posterior de la pierna, es posible que aumente la tensión ejercida sobre los nervios que provienen de la espalda y recorren la pierna dependiendo de la posición del estiramiento. La sensación de hormigueo también puede estar relacionada con una mala circulación sanguínea en las piernas y los pies.

Lesiones por distensión de isquiotibiales: recomendaciones para el diagnóstico, la rehabilitación y la prevención de lesiones

La fascia plantar está diseñada para absorber las grandes tensiones y presiones a las que sometemos a nuestros pies al caminar, correr y realizar otras actividades como practicar deportes. Pero, a veces, demasiada presión daña o desgarra los tejidos. La respuesta natural del cuerpo a la lesión es la inflamación, que provoca el dolor y la rigidez en el talón de la fascitis plantar.

Más Información
Fisioterapia en la fractura de cadera del anciano

Los espolones calcáneos pueden verse en una radiografía. Un espolón calcáneo puede ser el resultado de una tensión prolongada en la inserción de la fascia plantar (el punto del hueso del talón donde se une la fascia plantar). Sin embargo, la mayoría de las personas que tienen espolones óseos en el talón no tienen dolor en el talón. Dado que los espolones óseos del talón no son la causa de la fascitis plantar, el dolor de la fascitis plantar puede tratarse sin extirpar el espolón.

Reposo. Disminuir o incluso interrumpir las actividades que empeoran el dolor es el primer paso para reducirlo. Es posible que deba interrumpir las actividades deportivas en las que los pies golpean superficies duras (por ejemplo, correr, bailar o hacer aeróbic). El médico puede recomendarle que utilice una bota para caminar y muletas durante un breve periodo de tiempo para que el pie descanse.

Tiempo de recuperación de una distensión de isquiotibiales

Hasebe K, Okubo Y, Kaneoka K, Takada K, Suzuki D, Sairyo K. Efecto del estiramiento dinámico en la flexibilidad de los isquiotibiales con respecto al ritmo espino-pélvico. Revista de investigación médica. 2016;63(1.2):85-90. doi:10.2152/jmi.63.85

Es aconsejable empezar los ejercicios de estiramiento poco a poco, sobre todo si nunca los has probado. Además, consulta con tu médico o fisioterapeuta para asegurarte de que los ejercicios son adecuados para tu zona lumbar y no agravarán aún más tus síntomas de ciática.

Movilidad de los isquiotibiales

Su plan de tratamiento para la fractura del sesamoideo de mi pie izquierdo va bien, sobre todo desde que conseguí las almohadillas de fieltro de 1/4″ de la Dra. Jill, que funcionan mejor con sus plantillas ortopédicas que las de fieltro de 1/8″ que estuve usando durante meses. He podido aumentar mi distancia semanal de caminata gradualmente hasta aproximadamente la mitad de lo que era antes de la lesión, pero la semana pasada desarrollé de repente un nuevo problema en el talón derecho que me ha vuelto a inmovilizar.

Más Información
¿Cuál es el mejor tipo de calzado?

Comentario del Dr. Blake: Gracias por sus comentarios. Intentaré decir a todos mis pacientes con sesamoideo que experimenten con el producto del Dr. Jills, incluso con sus plantillas ortopédicas. Me alegro mucho de que haya salido de la larga meseta en la que se encontraba.

Antes de empezar una caminata, estaba haciendo un estiramiento de isquiotibiales de pie con la pierna elevada sobre el portón trasero de mi camión (ya había hecho mis otros estiramientos, incluyendo el estiramiento de “pared” para las pantorrillas). Hacia el final del estiramiento, flexioné los dedos de los pies hacia la rodilla y, cuando volví a apoyar el pie en el suelo (llevaba botas de montaña pesadas y plantillas ortopédicas, como siempre), sentí un dolor agudo y repentino en el talón.