Automasaje

El hombro congelado (también llamado capsulitis adhesiva) es un trastorno común que causa dolor, rigidez y pérdida de la amplitud normal de movimiento en el hombro. La discapacidad resultante puede ser grave, y la afección tiende a empeorar con el tiempo si no se trata. Afecta sobre todo a personas de 40 a 60 años, y más a las mujeres que a los hombres.

No se sabe a ciencia cierta cuál es la causa del hombro congelado, pero es probable que intervenga un proceso inflamatorio. A veces la congelación se produce porque el hombro ha estado inmovilizado durante mucho tiempo por una lesión, una intervención quirúrgica o una enfermedad. En muchos casos, la causa es desconocida. Afortunadamente, el hombro suele descongelarse, aunque la recuperación total requiere tiempo y mucha autoayuda.

El hombro tiene una amplitud de movimiento más amplia y variada que cualquier otra parte del cuerpo. Gira principalmente sobre una articulación esférica denominada articulación glenohumeral, que une la parte superior del húmero (hueso de la parte superior del brazo) con una parte excavada de la escápula (omóplato) denominada cavidad glenoidea. (Véase la ilustración “Anatomía de un hombro congelado”).

¿Cuál es el mejor tipo de masaje para el hombro congelado?

Un masaje de tejido profundo es el masaje más común para el hombro congelado y consiste en que un masajista aplique presión constante en los músculos afectados para liberar el tejido cicatricial y las adherencias que pueden estar causando el dolor de hombro.

¿Es aconsejable masajear un hombro congelado?

Los masajes y los estiramientos son muy beneficiosos para tratar el dolor del hombro congelado. El masaje ayuda a aliviar la tensión y la tirantez para que los músculos se relajen. Esto ayuda a restaurar la movilidad y mejorar la función. También puede ayudar a mejorar el flujo sanguíneo a la zona afectada y reducir la inflamación.

Más Información
Se me duerme la cara lateral de la pierna izquierda: desde el glúteo a la rodilla ¿Qué puedo hacer?

¿Ayuda el masaje a la capsulitis adhesiva?

Un masajista experimentado podrá tratar con éxito los síntomas asociados a los problemas del manguito rotador y otras lesiones del hombro, pero no es el tipo de tratamiento que curará con éxito el hombro congelado / capsulitis adhesiva.

Terapia del hombro congelado

El hombro congelado también se conoce como capsulitis adhesiva, que es una afección articular. Al evaluar esta afección, los profesionales de la salud pueden encontrar una clara reducción de la amplitud de movimiento de la articulación glenohumeral (hombro) a través de una evaluación clínica.

Esta afección puede deberse a varias causas, aunque las principales son la rigidez o inflamación de la cápsula articular. La rigidez o tensión de los tejidos blandos (por ejemplo, músculos, tendones, ligamentos y tejidos conectivos) puede hacer que la cápsula articular del hombro se atasque en un punto. Con el hombro congelado hay 3 etapas de desarrollo e incluyen:

El hombro congelado se concibe más a menudo en el brazo no dominante aunque en algunas ocasiones puede desarrollarse en ambos brazos. Las personas que padecen esta afección suelen sentir dolor en la parte externa del hombro y también en la axila. El dolor suele experimentarse por la noche, afectando a la capacidad para dormir. El hombro congelado puede aparecer a lo largo de un periodo de cuatro meses o incluso hasta dos años si no se trata.

Estiramiento de hombros sentado

El dolor de hombro es la tercera razón más frecuente por la que los consumidores acuden a la terapia de masaje. Cuando se considera la increíble movilidad de la articulación glenohumeral, la pérdida de función debido a la reducción de movimiento y/o dolor puede crear obstáculos increíbles en nuestra vida diaria. Hay varios términos utilizados para describir las limitaciones de movilidad del hombro / dolor incluyendo la artritis, bursitis, hombro congelado, y capsulitis adhesiva. “La incidencia de la capsulitis adhesiva en la población general es aproximadamente del 3% al 5%, pero llega al 20% en pacientes con diabetes. La capsulitis adhesiva idiopática suele afectar a la extremidad no dominante, aunque se ha descrito una afectación bilateral en el 40%-50% de los casos”.1 Normalmente, el hombro congelado se observa más en mujeres, diabéticos y personas de entre 50 y 70 años.

Más Información
3 consejos para analizar zapatillas

“El hombro congelado, también denominado capsulitis adhesiva, es una afección frecuente que afecta a la articulación glenohumeral y se caracteriza por la inflamación progresiva de la cápsula articular y la consiguiente rigidez del hombro… El término hombro congelado se ha utilizado en el pasado de forma imprecisa como diagnóstico general para el dolor y la rigidez del hombro… Las definiciones precisas de esta afección varían, ya que la etiología, la fisiopatología y el tratamiento son temas de continuo debate. “2 Debido al debate en torno a su etiología, “la capsulitis adhesiva es un síndrome definido en su sentido más puro como una restricción dolorosa idiopática del movimiento del hombro que da lugar a una restricción global de la articulación glenohumeral…Para evitar confusiones, el término “capsulitis adhesiva” debe utilizarse para referirse a la afección idiopática primaria y el término “capsulitis adhesiva secundaria” debe aplicarse a la afección que se asocia a otros estados patológicos o es consecuencia de ellos. “3

Más Información
Huesos planos

Ejercicios para el hombro congelado

El hombro congelado es una enfermedad dolorosa en la que el hombro se vuelve rígido e inflamado y el movimiento se ve limitado. La capsulitis adhesiva o el nombre común de hombro congelado, causa dolor y con el tiempo, el hombro se vuelve extremadamente difícil de mover y empeora a medida que pasa el tiempo. ¿Recuerda el adagio: “Muévalo o piérdalo”?

Con esta afección, la cápsula del hombro se engrosa y se vuelve rígida y tensa. Se forman bandas gruesas de tejido llamadas adherencias. En muchos casos, hay menos líquido lubricante en la articulación, que ayudaría a facilitar el movimiento. Imagínese lo que pasaría si se vaciara todo el aceite del motor de su coche. Los signos distintivos de esta enfermedad son un dolor intenso y la imposibilidad de mover el hombro, ya sea solo o con la ayuda de otra persona. Se desarrolla en tres etapas:

Puede ayudar a acelerar el proceso de recuperación con diversos tratamientos, como ejercicios de amplitud de movimiento y, a veces, corticoesteroides o cirugía. Sin embargo, es mejor explorar opciones de tratamiento corporal como masajes y estiramientos antes de esas medidas más extremas y que llevan más tiempo.