Resumen

Los hilos reabsorbibles PDO (polidioxanona) se implantan en la dermis profunda para estimular la regeneración del colágeno, dando así un soporte a la piel y ayudando a corregir la flaccidez.

Los hilos se colocan según un mapa de vectores para que produzcan tracción sobre las zonas que hay que tensar. Se pueden emplear en diferentes zonas del cuerpo: cara, cuello, tórax, abdomen, brazos, glúteos, muslos.

Es muy importante elegir correctamente el tipo de hilo más adecuado en cada situación: hilos espiculados para producir un efecto de lifting, e hilos lisos que refuerzan y rejuvenecen la piel.

Es muy útil combinar hilos con otros tratamientos de rejuvenecimiento que estimulan la producción de los elementos de la piel, tales como el plasma rico en factores de crecimiento, la luz pulsada intensa y la mesoterapia con vitaminas y oligoelementos.

 

Descripción Detallada

¿Qué son los Hilos Reabsorbibles PDO?

Los hilos reabsorbibles PDO (polidioxanona) son una parte del rejuvenecimiento de la piel del rostro. Los hilos se implantan en la dermis profunda, donde producen una regeneración del colágeno y elastina que ayuda a corregir la flaccidez y proporciona soporte a la piel.

Otra de las propiedades de los hilos reabsorbibles de polidioxanona es la reactivación de la microcirculación, consiguiendo así un mayor aporte de oxígeno y de nutrientes a la zona.

El efecto tensor de los hilos comienza a verse alrededor de 1 mes después del tratamiento y llega a su máximo a los 4 a 6 meses. La duración del efecto varía entre personas (suele ser de 1 año a 18 meses) y se puede repetir el tratamiento según deseo y necesidad, siempre tras valoración médica.

 

Tipos de Hilo Reabsorbible

En Clínica Estemédic, empleamos hilos reabsorbibles de polidioxanona (hilos PDO) de diferentes tipos según la necesidad en cada caso:

Hilos lisos: estos hilos estimulan la producción de colágeno; su efecto es el de producir una piel más firme. El colágeno contrae ligeramente, produciendo un sutil efecto lifting que permite un rejuvenecimiento natural.

Hilos tornados: son hilos lisos en espiral. Esta configuración aumenta el efecto de estimulación del colágeno.

Hilos con espículas o hilos barbados (hilos COG): Estos hilos se enganchan a la dermis mediante unas pequeñas espículas, aumentando así el efecto lifting que se puede conseguir; producen un efecto inmediato por las espículas, junto con el efecto a más largo plazo por la formación de colágeno. Las espículas pueden ser unidireccional o bidireccional según el efecto que se busca.

 

Diseño del Tratamiento

Cuando diseñamos un tratamiento con hilos tensores, tomamos en cuenta el efecto de la flaccidez de la piel. Se llama “vectorización” a la colocación de hilos en los lugares y en las direcciones en que la tensión que producen los hilos contrarresta estos efectos de la flaccidez de la piel. Hay que poner un mínimo de dos trayectos por vector para conseguir un efecto suave y natural.

Cuando hay flaccidez, colocamos primero unos hilos espiculados (uni- o bidireccional según la zona e intensidad de la flaccidez) para proporcionar un andamiaje que tirará suavemente sobre la piel para producir un efecto lifting. Posteriormente se colocan hilos lisos en la dermis para estimular la formación de una malla de colágeno. La longitud de los hilos se elige según la zona a tratar. El número de hilos insertados es muy variable según la zona a tratar y el efecto buscado; en cada mitad del rostro, por ejemplo, se suele emplear entre 15 y 30 hilos.

 

Prevención

Si se desea prevenir una futura flaccidez, se pueden iniciar tratamientos con hilos tensores. Se utilizarán únicamente los hilos lisos para estimular la síntesis de las fibras que dan apoyo a la piel.

 

Zonas de Aplicación

Los hilos tensores pueden emplearse en muchas zonas del cuerpo:

Cara y cuello:

Frente: elevación de la cola de la ceja

relleno de arrugas finas

Patas de gallo

Mejilla: efecto lifting de la mejilla

efecto aumentar pómulos

Reducción de papada

Retensado de la piel del cuello

En el contorno corporal:

Abdomen y flancos

Espalda (retensado de la piel en la punta del omoplato y debajo de la línea del sujetador)

Brazos y muslos (retensado de la cara posterior de los muslos y brazos)

 

Aspectos Prácticos

La inserción de hilos tensores es un tratamiento mínimamente invasivo, es decir, en este caso no hay que hacer cortes en la piel mayores que la punción de las agujas.

El día del tratamiento, debe acudir sin maquillaje.

Por la inserción de las agujas la técnica es algo molesta. Se puede poner anestesia tópica/local según necesidad.

 

Combinación con Otros Tratamientos

Los hilos tensores y la radiofrecuencia no son incompatibles, sino que se complementan y se potencian. Se recomienda un intervalo de al menos 2-3 semanas entre los tratamientos, haciendo primero el tratamiento con los hilos tensores. En Clínica Estemédic ofrecemos tanto la RF de superficie como la RF intradérmica (Intracel).

Otros tratamientos complementarios son el plasma rico en factores de crecimiento (el PRP), la luz pulsada intensa (IPL) y la mesoterapia con vitaminas y oligoelementos. Hablamos más de la combinación de estos tratamientos en la sección de rejuvenecimiento.

 

Incompatibilidades del Tratamiento con Hilos Tensores

No se recomienda emplear rellenos de ácido hialurónico en la misma zona de inserción de hilos tensores porque los rellenos atraen agua. El agua disuelve el hilo más rápido de lo deseado y así reduce el efecto. Es mejor esperar unos 6 meses antes de emplear rellenos de ácido hialurónico en la zona de inserción de los hilos. Sin embargo, no olvide que la inyección de rellenos para la voluminización facial (pómulos, óvalo facial) se realiza en planos más profundos que el plano de inserción de los hilos y, por lo tanto, no hay contraindicación.

 

Contraindicaciones

No se puede realizar un tratamiento con hilos tensores en las siguientes situaciones:

  • Embarazo o periodo de lactancia
  • Tratamiento con anticoagulantes o antiagregantes (p. ej. warfarina, sintrón, heparina, aspirina).
  • Enfermedades autoinmunes: lupus, esclerodermia, etc.
  • Infección activa en la zona de tratamiento
  • Ciertos tratamientos médicos que interfieren con la actividad biosintética: corticoesteroides, quimioterapia, etc.