Todos desarrollaremos varices, pero no siempre llegan a ser un problema.

 

Las varices son venas patológicas dilatadas. Son muy comunes entre los adultos. Los factores que favorecen la aparición de las varices incluyen el sedentarismo, el embarazo, el estreñimiento, la obesidad y los trabajos en los que hay que permanecer mucho tiempo de pie, entre otros. Además, hay factores de riesgo que no podemos cambiar: la edad, el sexo (las varices son más frecuentes en mujeres) y la herencia.

Normalmente lo primero que se observa es el desarrollo de venitas (telangiectasias) que no tienen mayor importancia que la estética, pero pueden indicar una patología más importante en las venas más profundas. Solo cuando aparecen venas varicosas de mayor tamaño van a causar síntomas que interfieren con la vida diaria: pesadez y cansancio, edemas, alteraciones pigmentarias, úlceras.

En  medicina estética, nos ocupamos de las venas que se pueden tratar mediante técnicas mínimamente invasivas: esclerosis o láser. Estas venas no están asociadas con cambios patológicos importantes en las venas superficiales más grandes (las venas safenas).

En Clínica Estemédic ofrecemos una valoración médica y técnica del estado de las venas de los miembros inferiores y, en los casos susceptibles al tratamiento no quirúrgico, realizamos la esclerosis mediante líquido o espuma.

¿Cómo es la preparación para un tratamiento de esclerosis?

Tras una historia detallada y una exploración general, se hace un estudio Doppler para descartar alteraciones importantes de las safenas.

Una vez determinada la indicación de esclerosis, se hace un mapeo de las venas a tratar utilizando un transiluminador, que nos revela las venas que nutren las venas superficiales. De esta forma se trata la raíz del problema local; si únicamente se esclerosan las pequeñas venas más superficiales sin tocar las más profundas que están alteradas, significaría su reproducción en un corto plazo de tiempo.

La elección de líquido o espuma depende del calibre y de las ramificaciones de la vena.

Al levantarse de la sesión debe caminar durante 20-30 minutos para limpiar el sistema del líquido esclerosante restante. Es necesario llevar medias de compresión durante varios días. De hecho, cuanto más tiempo lleve las medias, mejor, porquereducen la presión en las venas superficiales (mejorando la eficacia del tratamiento) y mejoran el flujo en las venas profundas.

En el caso de una sesión en que se emplea la espuma, tendrá que quedarse unos 15 minutos tumbado con las piernas elevadas mientras el gas inyectado se absorba.

El número de sesiones depende por supuesto de la cantidad de venas a tratar. Suelen ser necesarias de 6 a 10 sesiones. Las sesiones se realizan a intervalos de 1 mes para dar tiempo a que el esclerosante haga su efecto y que desaparezcan las venas tratadas.